Piratería: Mito y Realidad en el Perú

<a href="http://Licencia Creative Commons
Piratería: Mito y Realidad en el Perú por Marjorie Hernández Aliaga se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 3.0 Unported.”>

Buscando información acerca del debate sobre la piratería en el Perú, tema tan común entre nosotros últimamente, encontré un artículo muy interesante publicado en perúeconómico.com (1) el cual discute los mitos más comunes que con respecto a ese tema se manejan en nuestro medio.
Una de las afirmaciones más interesantes, y que a su vez parece estar entre las más difundidas, es aquella que sostiene: “La Piratería desincentiva la creatividad”; a ese respecto el artículo en perúeconómico.com es muy claro al afirmar que “Salvo con respecto a las patentes farmacéuticas, no existe un estudio empírico sobre el tema” (Bullard, 2010).
Dicha postura despierta un debate muy interesante pues pone en el tapete el aparente facilismo imperante al momento de efectuar juicios de valor con respecto a un sinfín de temas de actualidad, basados únicamente en nuestra inspiración intelectual y sin ningún dato empírico que respalde la validez de dicho juicio. Es así como afirmaciones extremistas de este tipo inundan los medios de comunicación y las campañas de lucha contra la piratería, mientras que por otro lado, se tiende a desvalorizar un tema importante en el debate: el de las patentes y el copyright.
Uno de los principales argumentos para proteger los derechos de autor del abuso de la piratería es justamente que los ingresos del primero se ven injustamente afectados debido a las acciones de la segunda; pero si tenemos en cuenta que los pagos de derechos de autor son destinados casi en un 90% a cubrir gastos de las entidades encargadas de su fiscalización y que sólo un 10% es entregado al autor de la obra en cuestión, la verdadera cara del debate sale a la luz ¿Cuáles derechos son los que se buscan proteger?
Si miramos las cosas desde otra perspectiva, el sistema de patentes y derechos de autor en muchos casos funcionan como un monopolio, limitando más que el acceso a la obra, el libre acceso al conocimiento que ella transmite. En esos términos la afirmación acerca de que “la piratería desincentiva la creatividad” se vuelve cuestionable.
En la esencia misma de las licencias creative commons se encuentra la intención de facilitar la libre circulación de cultura de manera ordenada, pues tampoco se trata de incentivar el caos al cual fácilmente se puede llegar debido al acceso a información permitido por internet. Por otro lado, la llamada industria de la piratería, no tiene ningún interés cultural en el desarrollo de su actividad, sino que es un actor puramente económico, el cual se beneficia de su carácter informal para obtener más y mejores ganancias.
La decisión entonces se encuentra puramente en manos del artista, hacia dónde inclinar la balanza para utilizar los medios formales e informales en beneficio de su obra y así lograr el justo beneficio económico, pero también la libre circulación de cultura que es un derecho tanto de artistas, como de los consumidores. Entonces, todos somos actores, la pregunta es ¿qué postura queremos tomar?

1. http://perueconomico.com/ediciones/47/articulos/724

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s